Deuteronomio 8:11-14

Leopoldo Cervantes-Ortiz

| May 28, 2018

FE, FAMILIAS Y TESTIMONIO CRISTIANO

No se olviden de su Dios. Obedezcan todos sus mandamientos que en este día les doy. Es fácil olvidarse de Dios cuando todo marcha bien, cuando uno está lleno y tiene de comer, cuando tiene una buena casa y mucho ganado, oro y plata. Cuando la gente tiene más y más, se vuelve orgullosa y se olvida de Dios. Por eso, ¡tengan cuidado! No se olviden de que Dios los sacó de Egipto, donde eran esclavos.

Deuteronomio 8.11-14, Traducción en Lenguaje Actual

Trasfondo bíblico

El Deuteronomio practicó una lucha firme contra el olvido, porque desde su época se sabía que aquello que no es significativo se arrumba en el desván de la desmemoria, de la indiferencia. En estos tiempos, cuando la memoria tiene tantas ayudas tecnológicas (pensemos, por ejemplo, en las fotos que en un instante le dan la vuelta al planeta), el ejercicio del recuerdo, lo contrario de la amnesia, es preciso recuperar la orientación de esta tradición bíblica. Su esfuerzo por devolver a las familias el legado antiguo y actualizar los motivos de fe que le dieron razón de ser en el mundo, es una garantía para preservar y alimentar la relación con el Dios vivo y verdadero. Las acciones liberadoras del Dios que brotó explosivamente en los episodios extraordinarios del Éxodo debían impulsar a las nuevas generaciones de Israel para que sus creencias y la comunión con Dios no fuera una cosa del pasado. Porque si hay algo cierto en cuestiones de espiritualidad es que la práctica de otros, y más de quienes están tan lejanos en el tiempo, no se pueden aplicar, sin más, a la experiencia actual.

Negarse a olvidar las acciones liberadores de Dios

Deuteronomio 7 exhorta con elementos críticos sobre la necesidad de exterminar a los vecinos cananeos, de preservar la peculiaridad del pueblo y subrayar el apoyo divino, lo que obligaba a eliminar cualquier forma de idolatría (la santidad como una “contracultura”, señala Edesio Sánchez C.). Deuteronomio 8 insiste en recordar lo sucedido durante los años pasados en el desierto (v. 2), donde Yahvé probó el corazón de la comunidad para saber si habría de guardar o no los mandamientos. Se afirma también que hubo sufrimiento, hambre y sostén y que el cuidado de lo alto no se detuvo nunca (v. 4). La entrada a la tierra es vista, además, como una gran bendición (vv. 7-10). Con todo ello, el llamado a derrotar al olvido reaparece con una gran fuerza para advertir que, en efecto, la saciedad, comodidad y prosperidad tan añoradas podían producir amnesia y orgullo (vv. 11-17). En nuestro caso se vale decir, a diferencia de aquella actitud contra la que previene el pasaje: “Todo lo puedo, sí, aunque no soy un súper hombre o una súper mujer…, pero en Cristo que me fortalece” (Fil 4.13). Porque nunca las fuerzas profundas que nos sostienen son nuestras.

La dinámica recuerdo-olvido domina toda la exhortación y evidencia la forma en que la tradición del Deuteronomio procesó lo sucedido cuando Israel estaba a un paso de desaparecer como país, lo cual fue interpretado como fruto de la desobediencia. “De acuerdo con los versículos 19-20, la desobediencia e infidelidad traerá como resultado la pérdida de los privilegios de la alianza, la expulsión de ella y, finalmente, la misma situación de destrucción que correspondió a las naciones paganas” (E. Sánchez C.). Semejante panorama que se veía venir no ponía en entredicho las bases de la alianza, pues la fidelidad de Dios no era lo que estaba en juego sino más bien obligó a repensar, igual que hoy, los alcances de la responsabilidad de las familias en este proceso.

Madurar la memoria de fe en las familias

Cuando se combina adecuadamente la solidez de las creencias y valores con la forma en que la fe puede configurar la vida de una comunidad familiar, y cuando ésta encuentra nuevos y efectivos cauces de renovación, la acción del Espíritu se facilita más porque la madurez alcanzada es capaz de revisar continuamente los fundamentos de sus criterios de vida. El texto subraya la necesidad de establecer una escala de valores y prioridades que no invierta o ponga de cabeza los elementos principales, ni tampoco desperdicie los recursos espirituales que Dios ha puesto a su disposición, pues como agrega Sánchez Cetina:

Aunque Yavé sostiene providencialmente la vida de su pueblo, de éste último depende el curso de su historia. El capítulo 28 discurre sobre este asunto. En su proceder ético, el pueblo de la alianza escribe su historia. La historia de Israel, de acuerdo. […]

La puerta a la idolatría se abre por el olvido y abandono de Yavé y la autoconfianza del pueblo (vv. 14,17, 19). Previo a la búsqueda de otros “señores” se encuentra el olvido, la amnesia histórica: el pueblo se ha olvidado de que Yavé fue el Dios que lo sacó de Egipto. La secuencia es clara: el olvido lleva a la pérdida de confianza, luego al desalojo de Yavé como único ocupante del corazón del pueblo, de allí a la autoconfianza y, finalmente, a la entrega a los dioses ajenos.

 

De modo que hoy, igual que ayer, la mediación familiar para que el testimonio cristiano se afiance es una obligación irrenunciable cuando se dice que se tiene fe. Por el contrario, si los criterios dominantes de la vida familiar son otros, no se puede esperar la bendición divina como resultado de una auténtica sintonía con los mandamientos u ordenanzas. Las formas éticas o morales que no se presentan a sí mismas como religiosas tiene un grado de autonomía y eficacia, pero siempre habrá que sospechar de ellas por sus sesgos, intereses y propósitos. Al confiar en los mandatos divinos se tiene la certeza de que ellos contribuirán verdaderamente a edificar vidas que testifiquen de la obra redentora de Jesucristo en medio de situaciones que siempre ponen a prueba la calidad de la fe y de los valores emanados de ella.

Conclusión

La lucha contra el olvido, desde la perspectiva de la fe, a fin de preservar vivas las acciones de Dios a favor de su pueblo, es una orientación bíblica indiscutible. A eso se debe que, constantemente, en los textos sagrados, se instruya a las familias a insistir en los recordatorios puntuales de tales acciones. Se trata de una labor ineludible para las familias creyentes en la actualidad, especialmente ante un panorama dominado por lo efímero, de corto alcance, pues la fe en el Dios eterno se ancla definitivamente en la historia. Toda comprensión de la acción divina debe conectarse con la enseñanza bíblica para que la fortaleza de esa palabra nutra los corazones y las conciencias de las generaciones presentes en cada familia cristiana.

Sugerencias de lectura