Romanos 12

Leopoldo Cervantes-Ortiz

| November 27, 2017

Por eso, hermanos míos, ya que Dios es tan bueno con ustedes, les ruego que dediquen toda su vida a servirle y a hacer todo lo que a él le agrada. Así es como se le debe adorar.

Romanos 12.1, Traducción en Lenguaje Actual

Trasfondo bíblico

Muchas veces, cuando se habla de la novedad y la plenitud de vida ofrecida y producida por la obra redentora de Jesús, se deja de lado la importancia de la dignidad de la misma y, peor aún, de la manera en que esta nueva forma de existencia en el mundo dispone y capacita para el acompañamiento moral y ético de las mejores causas humanas. Muchas de las luchas y esfuerzos que hoy se aprecian en espacios sociales y políticos tienen su antecedente o, al menos, su enunciación básica, en diversos postulados bíblicos y doctrinales. Parecería que las iglesias se quedan un tanto escasas o mudas a la hora de encontrar en los recursos de la fe las pistas para desarrollar acciones encaminadas hacia la dignificación de las personas en todos los ámbitos. Un ejemplo dramático y actual sería lo sucedido en Finlandia, un país nórdico con extraordinario avance social y cultural, en cuya iglesia predominante algunos de sus clérigos varones no se han visto libres de la necesidad de que el Estado corrija jurídicamente sus posiciones sobre la dignidad de las mujeres que ejercen también el pastorado.

La vida plena produce una ética de acompañamiento y servicio

A veces se dejan de advertir los alcances de la novedad, plenitud y dignidad de la vida hacia la cual llama Dios a los seres humanos. En el pensamiento del apóstol Pablo, la renovación de la existencia no permite que queden áreas en donde no se perciba la influencia del impacto producido por la redención. Para él, la vida nueva conduce necesariamente a formas de nueva obediencia en el plano del comportamiento moral. En Ro 5.18 explica que “la justicia de Dios revelada en Cristo es una ‘justificación que resulta en vida’”. Además, participar de esta vida nueva es sumarse al proyecto divino de renovación de toda la creación (II Co 5.17), una obra del Espíritu que ha penetrado ya en la historia y busca su consumación final. La nueva vida en Cristo es histórica y se proyecta también hacia el futuro: “En su calidad de Espíritu de Cristo, el Espíritu Santo es el Espíritu del nuevo eón, y todo lo que él renueva, cambia o crea nuevamente es nuevo y diferente por pertenecer a esta “novedad” escatológica. Indudablemente, todo esto se realiza y tiene aplicación en el hombre individual, y el significado del hombre nuevo se explica más detenidamente con diversos conceptos y categorías antropológicas” (Herman Ridderbos).

La ética de acompañamiento y servicio que propone el apóstol se fundamenta en esta obra del Espíritu, pero debe alcanzar formas creativas, comunitarias e individuales que hagan visible la novedad de vida en el mundo. El centro de esta nueva forma de existencia es la presencia inexcusable del prójimo: “El prójimo es la cuestión de Dios formulada de modo visible y a la que hay que responder de forma visible. La respuesta del agraciado, del vuelto en amor al Insondable, es, como analogía visible de su propia elección, con probabilidad casi ilimitada, ágape como amor a los hombres” (Karl Barth). No se trata de ninguna fórmula, teoría o doctrina inaplicable: es responsabilidad de la Iglesia hallar la manera en que esta actividad espiritual se lleve a cabo, pues no tiene ninguna posibilidad de repetir, cínicamente, la pregunta de Caín ante la exigencia divina: “¿Soy yo acaso guarda de mi hermano?” (Gn 4.9b).

Los dones de Dios, equipamiento para el servicio

A la exhortación de Pablo sobre la transformación del entendimiento en Ro 12.1-2, le sigue una cadena de recomendaciones que enlazan la relación entre la novedad de una vida digna y plena, y la necesidad de asumir la existencia cristiana mediante la sana comprensión de los dones recibidos de Dios como parte del “cuerpo en Cristo” (v. 5). El punto de partida es “la medida de la fe” que Dios ha repartido a cada uno. La metáfora del cuerpo para referirse a la comunidad hace justicia al estilo didáctico del apóstol, quien profundiza más en esta comparación en sus cartas a los Corintios, aunque ya desde aquí sugiere que la Iglesia es “el cuerpo de Cristo en el mundo”. Por ello, al referirse a los dones (v. 6) los coloca en el marco de la comparación con el cuerpo para subrayar su necesidad complementaria y negar cualquier forma de superioridad (v. 3).

Las listas o catálogos de dones divinos o frutos del Espíritu, en el Nuevo Testamento (Gál 5, I Co 12, Ef 4), nunca buscan ser completas, pues más bien son una referencia a la manera en que Dios ha querido equipar a su Iglesia para el servicio al mundo. Podría decirse que el otorgamiento de dones (o capacidades) para la misión cristiana en el mundo es la respuesta de Dios a las necesidades de éste, algo así como “las manos de Dios” para aplicarse a las situaciones humanas concretas. En ese sentido, ésa es la base de toda esta variedad de dones (profecía: palabra actual; servicio directo; enseñanza o teología; exhortación pastoral; compartir solidariamente; presidir, el gobierno eclesiástico-político; practicar la misericordia; vv. 6-7).

El fundamento de todo es que el amor no sea fingido. Aquí la exhortación (vv. 9ss) es sumamente realista: primero, previene hacia una actitud falsa o artificial; segundo, establece límites claros entre el bien y el mal, para que no queden dudas; tercero, subraya la preeminencia del amor fraternal y el respeto mutuo (honra). A partir de todo esto, la diligencia, el gozo, la constancia y la solidaridad (vv. 11-13) forman la imagen de una comunidad verdaderamente distinta en un mundo lleno de egoísmo y aislamiento.

Conclusión

La actitud predominante sugerida por el apóstol Pablo es la vigilancia solidaria del comportamiento propio, pues a cada paso en su exhortación aparece el elemento negativo que desea superarse mediante una práctica consecuente del mandato divino acerca del amor. A manera de ejemplo, Karl Barth tiene unas palabras muy pertinentes acerca del respeto mutuo de la personalidad (“¡Rivalizad en la estima mutua!”):

En el marco de la “figura de este mundo” conocemos la estima mutua sólo como aquel quitarse el sombrero y como aquel cumplido en lo que cada uno piensa de manera encubierta en sí mismo. El ethos [lo ético] está en el respeto que tenemos a los otros sólo en la medida en que es respeto incondicional, no basado en la reciprocidad, sino en el rivalizar en la estima mutua. Porque sólo entonces significa él […] el respeto que debemos a Dios. Aprender a considerar qué significa respeto es el único camino para llegar a respetar la santidad del hombre. Sin ese respeto, la sociedad es una jaula de grillos.

Este esquema es un modelo de actuación cristiana en el mundo para destacar, de manera práctica, lo que significa la nueva vida, plena y digna.

Sugerencias de lectura

  • Karl Barth, Carta a los Romanos. Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1999.
  • Charles Perrot, La carta a los Romanos. Estella, Verbo Divino, 1989 (Cuadernos bíblicos, 65).
  • Chantal Reynier, Para leer la carta a los Romanos. Estella, Verbo Divino, 2012.
  • Herman Ridderbos, El pensamiento del apóstol Pablo. Grand Rapids, Desafío, 2000.