Apocalipsis 2.1-11

Leopoldo Cervantes-Ortiz

| October 21, 2019

Por eso, acuérdate de cómo eras antes, y vuelve a obedecer a Dios. Deja de hacer lo malo, y compórtate como al principio. Si no lo haces, yo iré a castigarte y quitaré tu candelabro de su lugar.

Apocalipsis 2.5, Traducción en Lenguaje Actual

Trasfondo bíblico

Una parte sustancial del inicio de Apocalipsis se ocupa de la evaluación que hace el Espíritu de las iglesias del Asia Menor, en riguroso orden geográfico. Si se observa el mapa de la época se verá que dicho orden responde a la distribución de las comunidades en esa región romana, quizá como una muestra del circuito pastoral que recorrió alguien como el apóstol Juan. Llama la atención la manera en que el vidente registra los juicios puntuales sobre el comportamiento de cada comunidad, sintetizando en trazos ágiles sus aspectos positivos y negativos. Ninguna de ellas deja de tener ambas cosas y la proyección que se hace de los mismos ofrece un perfil exacto de sus características.

El Espíritu evalúa a las iglesias: Éfeso

De las siete congregaciones, el Señor no halla nada que criticar en Esmirna y Filadelfia, nada que elogiar en Laodicea y casi nada en Sardis. […] Como es típico en el Apocalipsis, Juan se limita a siete para simbolizar lo completo y sugerir que estas siete congregaciones representan a toda la Iglesia en todas partes. Por eso cada carta, además de un mensaje directo de Cristo a una comunidad específica, es también ‘lo que el Espíritu dice a las iglesias’ de todo lugar y todo tiempo (Juan Stam).

En Éfeso (2.1-7), la ciudad más rica e importante de la región, su congregación había sido muy privilegiada en todo sentido: fue la única de estas siete iglesias en que trabajó Pablo (Hch 20:31). Él, Timoteo y Juan fueron pastores allí. Los reconocimientos (fortalezas se diría hoy) son evidentes:

 a) “Sé que por obedecerme has tenido muchas dificultades” (“Resistencia a toda integración en el intento de compromiso histórico con la idolatría, sobre todo con el culto imperial” [José María González Ruiz]);

b) “También sé que las has soportado con mucha paciencia, y que rechazas a los malvados (rigor doctrinal).

c) “Has puesto a prueba a los que no son apóstoles, pero dicen serlo, y has demostrado que son unos mentirosos” (firmeza teológica) (v. 2);

d) “Has sido paciente, y por obedecerme has sufrido mucho. Pero aun así no te has cansado de obedecerme” (v. 3); y

e) “Lo que me gusta de ti es que, lo mismo que yo, odias lo que hacen los nicolaítas” (grupo sectario que creía que la libertad cristiana les permitía practicar la idolatría y otras costumbres extrañas) (v. 6).

La falla (o debilidad) no deja de advertirse: “Ya no me amas tanto como me amabas cuando te hiciste cristiano” (v. 4). Y la exhortación es igual de firme: “Acuérdate de cómo eras antes, y vuelve a obedecer a Dios. Deja de hacer lo malo, y compórtate como al principio. Si no lo haces, yo iré a castigarte y quitaré tu candelabro de su lugar” (v. 5). “En vez de seguir gloriándose en sus laureles, la iglesia debe reconocer que ha caído y volver a la práctica de amor que antes le era típica. Más que un cambio emocional para volver a sus primeros sentimientos, el Señor le exige cambiar su conducta y realizar de nuevo las obras de antes” (J. Stam). González Ruiz sugiere que los efesios perdieron el “primer amor” como resultado de un proceso de institucionalización y burocratización.

Esmirna: riqueza espiritual y fe inquebrantable

Ante esta comunidad, el Señor de la iglesia se presenta como “el primero y el último”, como el Resucitado (v. 8). “Dios es el sujeto soberano, el primero porque antecede toda la historia y el último porque la trasciende” (J. Stam). En este caso, el balance es totalmente positivo, pues primeramente se reconocen sus dificultades (v. 9a) e inmediatamente después se resumen sus características: “sé que eres pobre, aunque espiritualmente eres muy rico” (v. 9b). La comunidad es atacada por los judíos (v. 9c), lo que da pie a un fuerte ataque contra ellos. La exhortación es a mantener la fe con valor ante la persecución, aunque la fidelidad será premiada con la vida eterna (v. 10).

Esta congregación se perfila como pobre, perseguida y calumniada. Pero desde la perspectiva del Señor, las cosas no son como parecen ser. A los ojos de Jesús esta iglesia, de gente pobre en una ciudad próspera, era de hecho bien rica. Los valores del Reino suelen ir a la inversa de los valores del mundo (Mt 5:3-12). Esta congregación, pobre y despreciada por sus vecinos judíos, recibe sólo elogios de la boca de su Señor” (J. Stam, énfasis agregado).

Una comunidad materialmente pobre (y de pobreza extrema) a los ojos del mundo, pero con un inmenso patrimonio espiritual a los ojos de Dios. Sus integrantes representaban una “contracultura disidente”, y debían actuar con firmeza en medio de las adversidades. Si el Señor no encontró fallas en ellos, por supuesto que eso no debía ser motivo para enorgullecerse sino para mantener esa actitud permanentemente. El Señor reconoce sus virtudes, pero paradójicamente, les anuncia más pruebas. La corona de la vida será el premio final a la fidelidad.

Conclusión

Cada comunidad cristiana enfrenta sus propios desafíos y oportunidades para practicar un testimonio pertinente y adecuado. La obediencia los dictados del Espíritu es la clave para que todo ello se realice según los planes divinos. Las proyecciones comunitarias para la vida y misión pueden cambiar con el tiempo, pero siempre deberán adaptarse para cumplir los propósitos del Señor de la Iglesia. El Espíritu Santo es el verdadero reformador de su Iglesia, pues la ha formado y la acompaña siempre para regir su destino y visión. Obedecer sus instrucciones no es una opción más para las comunidades: es la directriz principal para su actuación y presencia en el mundo.

Sugerencias de lectura

  • José María González Ruiz, El Apocalipsis de Juan. Madrid, Cristiandad, 1987.
  • Elisabeth Schüssler Fiorenza, Apocalipsis: visión de un mundo justo. Estella, Verbo Divino, 1997.
  • Juan Stam, Tomo I. Caps. 1-5. Buenos Aires, Ediciones Kairós, 1999 (Comentario bíblico iberoamericano).