I Corintios 9.19-27

Leopoldo Cervantes-Ortiz

| October 14, 2019

Al contrario, vivo con mucha disciplina y trato de dominarme a mí mismo. Pues si anuncio a otros la buena noticia, no quiero que al final Dios me descalifique a mí.

I Corintios 9.27, Traducción en Lenguaje Actual

Trasfondo bíblico

El pasaje elegido de I Corintios 9 comienza con las palabras que impactaron de tal manera a Martín Lutero, que resuenan intensamente en el documento de 1520, La libertad del cristiano, uno de los textos que en ese año contribuyeron a delinear las líneas fundacionales del movimiento iniciado tres años antes. “Aunque soy libre, vivo como si fuera el esclavo de todos. Así ayudo al mayor número posible de personas a creer en Cristo” (I Co 9.19). La fuerza con que Lutero retomó el espíritu de dicho texto paulino marcó indeleblemente la concepción ya propiamente protestante de la libertad cristiana y consolidó la práctica de una fe que ya no miraría hacia atrás. Por lo que se ve, el reformador alemán sintonizó a tal grado con la mentalidad de san Pablo, que la agudeza con que leyó esta carta en particular se convirtió en un comentario actualizado, pero de gran alcance para la marcha de la fe protestante, diferenciada ya con claridad de sus antecedentes católico-romanos.

Libertad cristiana y fidelidad al servicio del Señor

El punto de partida del documento es contundente:

A fin de que conozcamos a fondo lo que es el cristiano y sepamos en qué consiste la libertad que para él adquirió Cristo y de la cual le ha hecho donación –como tantas veces repite el apóstol Pablo– quisiera asentar estas dos afirmaciones:

El cristiano es libre señor de todas las cosas y no está sujeto a nadie.

El cristiano es servidor de todas las cosas y está supeditado a todos.

Ambas afirmaciones se encuentran claramente expuestas en las epístolas de San Pablo: “Por lo cual, siendo libre de todos, me he hecho siervo de todos” (1 Co 9.19). Asimismo: “No debáis a nadie nada sino el amaros unos a otros” (Ro 13.8). El amor empero es servicial y se supedita a aquello en que está puesto; y a los gálatas donde se dice de Cristo mismo: “Dios envió a su hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley” (Gál 4.4).

Podría decirse que todo el capítulo exigió una relectura centrada en la figura del apóstol-reformador que asumió su papel como un genuino intermediario de Dios para las comunidades de su tiempo. La amplia auto-presentación del apóstol (I Co 9.1-18) es toda una lección de sobriedad cristiana y de una firmeza digna de ser imitada siempre. “Yo no anuncio la buena noticia de Cristo para sentirme importante. Lo hago porque Dios así me lo ordenó. ¡Y pobre de mí si no lo hago!” (v. 16). Lutero debió identificarse profundamente con esas palabras tan pertinentes para delinear el compromiso y la fidelidad a la que es llamado cualquiera que desee enrolarse en la promoción del Evangelio de Jesucristo. La libertad cristiana, expuesta magistralmente por el apóstol y retomada por el reformador, viene hasta nosotros hoy con la misma exigencia de rigor espiritual y de disciplina ética y moral para afrontar semejante tarea. Es la base de una disciplina que, más allá de los hábitos y rituales religiosos, debía desarrollarse en cada creyente. Pues aunque todos habían sido llamados a ser apóstoles como él, requerían esa visión y ese modelo de pensamiento y acción para estar en la primera fila de la iglesia y así dar un testimonio consecuente, con su vida, de la acción de Jesucristo en el mundo. Él desea redimir a las personas y establecer su Reino en el mundo a través de la iglesia. Pablo y Lutero son, en ese sentido, maestros de una espiritualidad y de una vocación ministerial a toda prueba.

La disciplina espiritual, legado de la Reforma

La segunda parte de I Co 9 (vv. 19-27) es un resumen de la disciplina que necesita la fe para desarrollarse de la forma más plena en la vida de los seguidores/as de Jesucristo. Con la libertad como punto de partida básico, es posible afrontar la realidad de servicio en la persona de los demás (19). Es el punto de partida que Lutero adoptó como consigna al transformar el libero arbitrio (libre albedrío) en servo arbitrio (en su controversia con Erasmo de Rotterdam de 1524-1525), que podría traducirse como “la esclavitud de la voluntad”. Por ello dice:

Pero ‘cuando viene otro más fuerte que él y lo vence y nos lleva a nosotros como su botín’ [Lc 11.21-22], somos otra vez siervos y cautivos de Dios mediante su Espíritu (lo cual sin embargo es libertad de reyes), de modo que queremos y hacemos gustosos lo que él mismo quiere. Así la voluntad humana es puesta en medio cual bestia de carga: si se sienta encima Dios, quiere lo que Dios quiere y va en la dirección que Dios le indica, como dice el Salmo: “He sido hecho como una bestia de carga, y siempre estoy contigo” [Sal 73.22-23] (M. Lutero, De servo arbitrio).

La compañía con judíos y con no judíos (vv. 20-21) permitió al apóstol adoptar una postura intercultural que hoy, más que nunca, debe seguir siendo la consigna de quien pretende transmitir el Evangelio, a fin de hacerlo comprensible para todos (vv. 22-23).

A continuación, la carrera atlética es una gran metáfora de la vida cristiana fiel y constante: “Ustedes saben que, en una carrera, no todos ganan el premio, sino uno solo. Pues nuestra vida como seguidores de Cristo es como una carrera, así que vivamos bien para llevarnos el premio” (v. 24). Para participar, es necesario entrenarse con seriedad y dejar de hacer aquello que perjudique la competencia: alimentación, sueño, diversiones, entre otras cosas (v. 25). Privarse de algunas de ellas para asegurar un mejor desempeño no necesariamente es un sacrificio, pues es parte de la disciplina requerida. El propio apóstol dice que se esfuerza para alcanzar el premio anunciado, la recompensa para tanto empeño (v. 26a). Se lucha con un propósito bien definido (26b). Y es ahí donde se plantea la importancia de disciplinar el espíritu como tarea personal y propia del creyente llamado para el servicio (es decir, todos). “Al contrario, vivo con mucha disciplina y trato de dominarme a mí mismo. Pues si anuncio a otros la buena noticia, no quiero que al final Dios me descalifique a mí” (v. 27). El comentario de Lutero a Gálatas 3 es muy útil al respecto.

En línea con ese planteamiento, san Pablo sugiere que la disciplina espiritual, positivamente, integre al ser de cada persona la disciplina de la mente, el cuerpo y el espíritu, y el dominio propio, del que ha hablado en otros lugares también (I Co 7.9: al carecer de él, es mejor casarse, en ese contexto). Es una actitud y un valor que deben desarrollarse permanentemente. La traducción de Reina-Valera es elocuente para la tarea de sometimiento personal y establecimiento de la disciplina: “…sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, lo esclavizo” (El Nuevo Testamento griego palabra por palabra, 2012), no sea que, habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado”.

Conclusión

La preocupación espiritual profunda produce una disciplina personal, no estoica (establecer el sufrimiento como valor principal), de conocimiento de uno mismo, para atender aquellos aspectos en que nos sabemos más débiles, más vulnerables para ser sometidos por poderes ajenos a los del Señor. Allí es donde la disciplina espiritual debe manifestar el grado de madurez que hemos alcanzado en nuestro ejercicio de la fe. Eso es parte de las grandes herencias de la tradición protestante: la oración, la confesión únicamente dirigida al Señor, la lectura asidua de la Biblia, la participación comprometida en el culto, la disposición para hacerse de un conjunto de doctrinas sólido, etcétera. Por todo ello, la fidelidad al mensaje cristiano deberá traducirse a la práctica sana de una disciplina espiritual que nos capacite para responder adecuadamente a nuestras responsabilidades hacia el Señor, único fundamento de la salvación.

Sugerencias de lectura