II Corintios 13.1-10

Leopoldo Cervantes-Ortiz

| February 3, 2020

Cristo, que no ha dado muestras de debilidad entre ustedes, sino que las ha dado de poder. Porque es cierto que se dejó crucificar manifestando así su debilidad, pero ahora vive en virtud de la fuerza de Dios. Igualmente nosotros, que compartimos su debilidad, compartiremos también su poderosa vitalidad divina si hemos de enfrentarnos con ustedes.

II Corintios 13.3b-4, La Palabra (Hispanoamérica)

Trasfondo bíblico

La correspondencia a los corintios, tal como se conservó en el Nuevo Testamento, concluye con una exhortación pastoral que no deja de incluir los postulados paulinos sobre la fortaleza de Dios manifestada en medio de la debilidad humana de los creyentes y apóstoles. Al inicio de II Co 13, Pablo anuncia un tercer viaje a la ciudad-puerto de Acaya (v. 1a): “…va por tercera vez hacia Corinto (como en 12.14). La primera fue para fundar la comunidad (Hch 18.1-18; I Cor 4.15; 9.1…). La segunda fue aquella vez en que Pablo se vio ‘entristecido’ por un adversario, quizás por un misionero que le hacía la competencia. La tercera se presenta bajo un aspecto jurídico” (M. Carrez). Ante el asunto disciplinario que tratará de arreglar, el apóstol recurre a la cita de Dt 19.15 para que haya testigos entre ellos (1b) y anuncia a los dos grupos (12.20-21) que su actitud será estricta y “sin miramientos” (2). Ésa será la prueba, agrega, “de que Cristo habla por medio de mí” y de “que no ha dado muestras de debilidad entre ustedes, sino que las ha dado de poder” (3). En cuanto a la disciplina, asunto no menor, con base en esas palabras será Cristo mismo quien la imparta (I Co 2.4; II Cor 12.12; I Co 6.11; Ro 8.37). Pero antes Pablo deberá explicar lo que entiende por “debilidad apostólica” a fin de poder mostrar la fuerza y el poder de Cristo.

Jesús asumió la debilidad voluntariamente

Sobre lo sucedido con el Señor, las palabras del v. 4a son audaces y puntuales: “Porque es cierto que se dejó crucificar manifestando así su debilidad, pero ahora vive en virtud de la fuerza de Dios”. “En la persona de Cristo, su muerte de crucificado revela su debilidad, mientras que su vida de resucitado pone de manifiesto su poder (cf. Fil 2.7-8 para la debilidad; I Cor 6.14 y Ro 6.4 para el poder)” (Ídem). La doctrina paulina de Cristo, desde la llamada “teología de la cruz”, establece sólidamente las bases de una sana comprensión de lo realizado por Dios en el martirio de su Hijo, pues esa muerte, subraya, reveló una debilidad que asumió y que se vería compensada por la resurrección.

Pablo afirma que, con sus compañeros, al compartir la debilidad del Señor, también compartían su poder para confrontar a la comunidad (4b). Así afirma, al mismo tiempo, “la comunión actual con Cristo, la plenitud de la vida con él (futuro), la intervención del poder de Dios y la aplicación de la acción de Dios, de Cristo y del apóstol a la vida de la comunidad de Corinto”. Los fuertes y los débiles de Corinto eran quienes debían someterse a examen puesto que los apóstoles ya la habían superado (vv. 5-7). Lo que estaba en juego, verdaderamente, era la verdad del Evangelio, nada menos (v. 8) y es ahí donde reaparecerá el conflicto entre la debilidad y la fortaleza. Pues lo que más importaba era que la comunidad se fortaleciera efectivamente, pero sobre la base de asumir la debilidad “en” y “desde” Cristo, única condición que el apóstol veía como válida (9).

La debilidad en Cristo es fortaleza

Todo lo anterior se aprecia en la experiencia del propio Pablo, fundador y responsable de la comunidad ante Dios, en varios momentos. Primero, “cuando la debilidad del apóstol es significativa del Cristo que él anuncia y que habla en él (13.3)”, y segundo, “cuando Pablo es débil ‘en Cristo’ (13.4), entonces es cuando mejor resalta el evangelio de Cristo y por ese mismo hecho se hacen más fuertes los corintios que lo reciben”. La conclusión es clara: “Cuanto menos entra en juego su persona, más efectivo es el poder de Cristo (10.4; 12.9; 13.3)”. Las palabras del v. 9 evidencian el énfasis y la preocupación pastoral de Pablo y su equipo (Timoteo, Tito): “Lo que nos alegra es que ustedes se encuentren fuertes, aunque nosotros parezcamos débiles; lo que pedimos es que se corrijan”.

La prioridad es que la comunidad corrija su rumbo sobre criterios sólidos y consistentes, no sobre una falsa idea de la superioridad y la fortaleza. De ahí surgió el dilema que enfrentó Pablo, quien no quiso imponer ante ellos su autoridad apostólica, ligada a una comprensión determinada del poder de Dios, sin antes dejar bien claro que el fundamento de todo fue la debilidad elegida por el propio Dios en Cristo, dado que lo más relevante y urgente para la comunidad era su edificación: “Por eso les escribo en estos términos estando ausente, para que, cuando esté presente, no me vea obligado a proceder con dureza, utilizando un poder que el Señor me ha confiado para construir y no para derribar” (10).

Conclusión

La conclusión se orienta en ese mismo sentido: al marcar los límites de su autoridad apostólica y pastoral, Pablo cumple el propósito divino (y profético) de no dejar a la comunidad a expensas de los debates y los conflictos en la lucha por el poder:

Dios se ha revelado “débil” en Cristo, y así es como ha mostrado su poder. Cristo aceptó mostrarse débil en la persona del apóstol. La debilidad apostólica no es ni distancia lejana, ni tolerancia culpable: deja que la autoridad de Cristo se muestre cuando es preciso. Pero Pablo, como Jeremías, sabe que para edificar y plantar hay que destruir y arruinar a veces; se le ha dado, a través de la debilidad, la autoridad del Señor, tanto para lo uno como para lo otro (M. Carrez).

La enseñanza del apóstol plantea que la forma en que Dios aceptó ser débil en la persona de su Hijo es la norma o consigna que deben seguir quienes opten por seguir el camino de la fe cristiana. Ninguna forma de poder visible puede sustituir la intensidad con que la experiencia de la débilidad escogida voluntariamente es capaz de imponerse en el mundo para mostrar la salvación de Dios.

Sugerencias de lectura

  • Maurice Carrez, La segunda carta a los corintios. Estella, Verbo Divino, 1986 (Cuadernos bíblicos, 51).
  • Otto Kuss, 1-2 Corintios. Gálatas. Barcelona, Herder, 1976.
  • M. Díaz Rodelas, 2 Corintios. Estella, Verbo Divino, 2004.