Isaías 60.13-22

Leopoldo Cervantes-Ortiz

| August 2, 2021

La violencia desaparecerá de tu tierra;
se terminarán la desolación y la destrucción de la guerra.
La salvación te rodeará como las murallas de una ciudad
y la alabanza estará en los labios de todos los que entren allí.

Isaías 60.18, NTV

Trasfondo bíblico

El lenguaje metafórico sobre la luz en Isaías 60 sirve para que el mensaje profético apunte hacia las acciones restauradoras de Dios en medio de un pueblo que necesitaba recomponer su vida presente y su destino. El dinamismo de la luz será capaz de superar al realismo histórico para ver las cosas desde una mirada esperanzadora y llena de fe. No se trataba solamente de levantar el ánimo de una comunidad deprimida y sometida por los vaivenes de la historia, sino de encontrar en las nuevas circunstancias la forma en que la mano de Dios seguiría conduciendo a ese pueblo hacia nuevos derroteros en el marco de la reconstrucción casi completamente realizada de sus bases religiosas, culturales y espirituales. La gran metáfora de la luz cumple una función abarcadora del mensaje, tal como lo expusieron los biblistas españoles Luis Alonso Schökel y José Luis Sicre:

El esquema nos hace ver la función de la luz aurora, no hay ocaso. Se podrían leer por separado los vv. 1-3, 19-20 para concentrarse en el tema de la luz; puede ser útil para apreciar la concentración, pero más importante es descubrir su función poética. […] es de noche, oscuridad universal, de repente el centinela anuncia la aurora. Va esclareciendo extrañamente en un punto central (no en oriente), y todos se vuelven a contemplar esa luz inesperada, que los cita. Se ponen en movimiento los hijos dispersos y pueblos extranjeros que se ofrecen a llevarlos. Van llegando una inundación de camellos y un volar de navíos. Es de día y vienen los trabajos de la reconstrucción, la acumulación de tesoros, el triunfo de la justicia y la paz. Con esto se ha llenado el tiempo del día y podemos prepararnos para la noche, la noche no llega, porque ha comenzado el día único sin término, día de luz, vida, justicia y fecundidad.

La gracia en la historia del pueblo

La gracia nunca dejó de actuar en la vida del pueblo, como a veces se entiende de una manera esquemática, pues basta con recordar las palabras de Zac 12.10: “Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron…” (RVR1960). (La teóloga católica germano-mexicana Bárbara Andrade (1934-2014) hizo uno de los mejores estudios sobre la actuación de la gracia en el Antiguo Testamento, mediante el análisis de la terminología hebrea.) La renovación del templo y la recuperación de una parte de su esplendor es aludida directamente en Isaías 60.13 cuando se recuerda el lugar de que procedieron algunos materiales para la construcción del primer templo. Las maderas del Líbano vendrían a “dar hermosura a mi templo / donde he puesto mi trono”, se afirma. Los herederos de los adversarios, como parte de una nueva generación, reconocerán a Jerusalén como “Ciudad del Dios santo de Israel” (60.14b), como parte de una especie de conversión a las acciones liberadoras de Yahvé.

La ciudad misma, centro de la existencia histórica del pueblo, que se hallaba “abandonada, odiada y muy sola”, será nuevamente motivo de orgullo y alegría (15). La apertura universal de la ciudad hará que se asocie a ese reconocimiento un acercamiento para llevar a ella un tributo y dones y, al mismo tiempo, sus habitantes advertirán el poder salvador de Dios (16b). Por encima de los poderes visibles, extranjeros e imperiales, sumamente injustos en muchas ocasiones, el pueblo debía aprender a reconocer el gobierno divino, un gobierno en el que prevalecen la paz y la justicia (17a). ese ejercicio teológico-político debía desembocar en adquirir una sólida conciencia ante los acontecimientos históricos, la cual se vería reflejada posteriormente en la escritura de un libro como el de Daniel. El gobierno divino estaba más allá de los intereses de las potencias de las diversas épocas. La intención de Yahvé, tal como lo expresan las metáforas del v. 17b sería mejorar sustancialmente la situación del pueblo al darle oro, plata, bronce y hierro, en vez de otros materiales menores en valor. “…Los materiales que servían para fabricar armas y máquinas de guerra serán sustituidos por metales preciosos: el oro sustituirá al bronce, la plata al hierro. Y estos metales serán aún más duraderos: bronce en lugar de madera, hierro en lugar de piedra. Se trasformará el régimen político de la ciudad: en vez de sufrir la dominación de conquistadores extranjeros, tendrá por gobernadores la paz y la justicia” (Samuel Amsler).

Gracia y dignificación de la comunidad de fe

Pero acaso lo más significativo de la transformación anunciada, en donde se vería la acción de la gracia divina (benevolencia y favor amplios de Dios) para acompañar, restaurar y dignificar al pueblo sería la superación completa de la violencia (18a), así como de la destrucción y ruina en que se hallaban las murallas de la ciudad (18b, en una clara alusión al trabajo del dirigente Nehemías). La expresión simbólica de esto último serían los nuevos nombres de las murallas y los portones de la ciudad: Salvación y Alabanza, muy significativos para la situación profetizada. El aspecto cósmico es introducido entonces con una visión extraordinaria de la acción divina de gracia: ni el sol ni la luna serán necesarios porque Yahvé cubrirá todo de luz: “porque para siempre / yo seré su luz y resplandor” (19b). Aunque ambos astros permanezcan (20), la luz divina lo llenará todo y cubrirá todos los aspectos de la vida del pueblo: “…y seré para ustedes / una luz que brillará para siempre” (20b).

Éste es un gran antecedente de la visión del Apocalipsis sobre la forma en que la luz de Dios lo abarcará todo de manera plena y absoluta: “La creación queda superada por la presencia de Dios mismo, y las lumbreras que dividen el tiempo cesan en su función. La última resonancia bíblica del tema se lee en Ap 21.23 y 22.5, aplicada a la Jerusalén celeste” (L.A. Schökel y J.L. Sicre). Es la realización de una creación nueva, de la realidad máxima del Reino de Dios, siempre desde una visión dominada completamente por la utopía: “La ciudad no necesita que el sol o la luna la iluminen, porque el brillo de Dios la ilumina, y el Cordero es su lámpara. […] Allí nunca será de noche, y nunca nadie necesitará la luz de una lámpara ni la luz del sol, porque Dios el Señor será su luz, y ellos reinarán para siempre”.

Conclusión

Este conjunto de intervenciones del Señor acabará con la tristeza del pueblo y transformará profundamente a la población de la ciudad, pues la gente honrada será la única propietaria del país (21a). Ésos serán los renuevos de una planta cuidada por el propio Dios, y en ello se manifestará su poder (21b). La proyección de todas estas acciones de gracia se verá también en que hasta la familia más pequeña “se convertirá en una gran nación” (22a) La garantía de que todo eso sucederá es el propio Dios, quien hará que esas cosas sucedan pronto (22b). La gracia de Dios se manifiesta, así, como un conjunto multiforme de acciones benéficas para la humanidad redimida y para toda la creación.

Sugerencias de lectura

  • Bárbara Andrade, El camino histórico de salvación. México, Universidad Iberoamericana-Librería Parroquial de Clavería, 1989, pp. 57-88.
  • Samuel Amsler, Los últimos profetas. Ageo, Zacarías, Malaquías y algunos otros. Estella, Verbo Divino, 1996 (Cuadernos bíblicos, 90).
  • Luis Alonso Schökel y José Luis Sicre. I. Madrid, Cristiandad, 1980.