Romanos 7

Leopoldo Cervantes-Ortiz

| June 7, 2021

Pero ahora la ley ya no puede controlarnos. Es como si estuviéramos muertos. Somos libres, y podemos servir a Dios de manera distinta.

Romanos 7.6a, Traducción en Lenguaje Actual

Trasfondo bíblico

Uno de los temas en por los que más se apasionó el apóstol Pablo fue la libertad obtenida por medio de Jesucristo. Puede tomarse nota de los diversos registros con que lo abordó, especialmente en sus cartas a los Romanos, Corintios y Gálatas. Los énfasis son, en efecto, diferentes en cada una, pero el tono es claro y directo. En la primera, fue a las raíces mismas de la necesidad de la libertad, especialmente en su relación con la ley antigua. En las segundas, especifica los resultados inmediatos de la libertad conseguida por Jesucristo (I Co 7.22; II Co 3.17-18; 6.2). Y en la tercera, advierte acerca de los riesgos de menospreciarla ante los avances extraordinarios de la fe en Él en contraste con la religión judía (Gál 2.4; 5.1, 13). Por ello, no es casualidad que grandes pensadores contemporáneos (Jacob Taubes, Alain Badiou, Enrique Dussel, entre ellos) se ocupen de Pablo desde perspectivas que valoran su vigencia dentro y fuera del ámbito de la fe.

Liberados/as de la ley

El economista y teólogo alemán Franz Hinkelammert (1931) ha observado minuciosamente el proyecto paulino: “Pablo desarrolla su concepto de lo que es el pecado sobre todo en los capítulos siete y ocho de la carta a los Romanos. La ley de la cual habla sigue siendo por supuesto el núcleo de la ley como lo ve Pablo, es decir, los mandamientos seis al diez”. Para Pablo, la muerte de Cristo ha hecho posible tomar distancia de la ley para ejercer la plena libertad de aquellas cosas que ésta limita y castiga: “…esta ley frente al mundo de las cosas está en el centro del mensaje de Jesús con la problemática de la deuda, que sigue vigente. Eso permite ver en conjunto la crítica de la ley de Pablo y de Jesús. Entonces se puede ver que ambas críticas de la ley coinciden completamente” (Idem). La persona humana está atenazada por las exigencias de su voluntad y por las prohibiciones de la ley. La libertad se vuelve un desafío exterior e interior para cada ser humano.

De la misma manera en que trabajó el asunto de la injusticia al principio de la carta, acerca de la libertad parte de un ejemplo muy concreto que le sirve de modelo práctico: cuando una mujer enviuda, queda completamente libre de la voluntad de su esposo (Ro 7.1-2). La muerte de Cristo es eminentemente liberadora en este proceso de distanciación de la ley. En el v. 4 dice, literalmente, que gracias a ella es como si los redimidos por Cristo “cambiasen de dueño”. La ley ya no tiene control sobre la persona. Ese cambio de “dueño” es lo que posibilita dedicarse de otra manera a vivir, a dar un fruto distinto (4b). la función de la ley era notoriamente paradójica: “sólo servía para que deseáramos hacer más lo malo” (5a), lo que producía mayor alejamiento de Dios (5b), del Dios de la libertad plena. “Eso es para Pablo el problema de la libertad frente a la ley. Con eso comienza anunciando esta liberación (Ro.7.6)” (Idem), mediante tres énfasis bien definidos:

a) “Pero ahora la ley ya no puede controlarnos” (7.6a);

b) “Es como si estuviéramos muertos. Somos libres, y podemos servir a Dios de manera distinta” (7.6b); y

c) “Ya no lo hacemos como antes, cuando obedecíamos la antigua ley, sino que ahora obedecemos al Espíritu Santo” (7.6c).

Libertad y liberación cristianas

La libertad y la liberación integral obtenidas gracias a la mediación de Jesucristo ha puesto en su verdadera dimensión el papel de la ley, sin negar su lugar primordial, pero sin dejar de mostrar sus limitaciones. Ahora, al liberarse del yugo de la ley, gracias a Cristo, la persona puede optar por el bien con absoluta capacidad de decisión, sin las amenazas de la ley, tal como enseñó y vivió el Señor Jesús y como lo expuso san Pablo. “Con eso vuelve a algo que ya había dicho en el primer capítulo: la verdad es aprisionada por la injusticia. Se trata ahora de que aquél que quiere vivir en la verdad, es aprisionado en la injusticia. Esta injusticia es vista ahora en el hecho de que la justicia es derivada del cumplimiento de la ley (de la ley escrita, por tanto, de la letra de la ley), e identificada con este cumplimiento” (Idem).

Que lo bueno, el mandamiento, se transforme en causa de la muerte, ése es el gran problema “de la justicia a través del cumplimiento de la ley”. La libertad debe brillar por sí misma para desprenderse de los elementos negativos de la ley que, en sí misma, sigue siendo un recurso para limitar el pecado (7.9-14), aun cuando por el mismo pecado es tergiversada y conducida hacia propósitos perversos. La lucha contra el pecado no termina, por el contrario, la libertad y liberación integral en Cristo se vuelven los instrumentos para que ahora todos los “miembros” (méle, “partes”, “componentes”) de la persona renovada se ocupen de servir a la justicia (6.13). La libertad es un fruto insustituible de la obra de Jesucristo en la vida de las personas, pero debe ser trabajada y establecida claramente en la existencia humana, a fin de que no sirva como instrumento en cuyo nombre se perpetren nuevos crímenes. Tal como puntualiza Hinkelammert: “La ley no permite matar, pero permite dejar morir y llevar a las personas a situaciones en las cuales están, aunque lentamente, condenadas a morir. Son víctimas de la libertad, porque la ley instrumentalizada por la codicia es considerada ley de la libertad. Y la libertad tiene que ofrecer sacrificios humanos para poder asegurar el bien de todos” (énfasis agregado).

Conclusión

Por eso el apóstol continúa su reflexión en el capítulo y se pregunta por el sujeto de esta injusticia a través del cumplimiento de la ley (vv. 15-17) y su conclusión es digna de destacarse por separado, pues la forma en que el ser humano pecador busca la libertad, incluso aunque no pueda nombrarla. “Sinceramente, deseo obedecer la ley de Dios, pero no puedo dejar de pecar porque mi cuerpo es débil para obedecerla. ¡Pobre de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo, que me hace pecar y me separa de Dios? ¡Le doy gracias a Dios, porque sé que Jesucristo me ha librado!” (vv. 22-25). La respuesta aparecerá, íntegra y cabal, en el cap. 8, desde su inicio mismo: “…ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu” (RVR 1960). El triunfo de la libertad por medio de Jesucristo es una de las grandes aportaciones de las cartas paulinas para la consolidación de la fe cristiana.

Sugerencias de lectura