Efesios 4.17-32

Leopoldo Cervantes-Ortiz

| February 18, 2019

ATENCIÓN CONTINUA A LA ACCIÓN DEL ESPÍRITU

No causen tristeza al Espíritu Santo de Dios, que es en ustedes como un sello que los distinguirá en el día de la liberación.

Efesios 4.30, La Palabra (Hispanoamérica)

Trasfondo bíblico

Uno de los mayores malentendidos acerca de la doctrina cristiana es el papel del Espíritu Santo en la historia o en el “orden de salvación”, pues en muchos casos predomina la idea de que la tercera persona de la Trinidad funge como una especie de acompañante secundario de lo sucedido alrededor de la obra redentora mediada por Jesucristo. El Nuevo Testamento presenta la obra del Espíritu como algo íntimamente ligado a la persona del Salvador y en estrecha relación con los beneficios obtenidos por él. Relegar al Espíritu a un tercer lugar desde una supuesta “mirada doctrinal” es no comprender suficientemente su presencia y actuación en el mundo y en la fe de los seguidores/as de Jesús de Nazaret. En el contexto de la necesidad de ser constantes en el seguimiento del Señor, él mismo anunció la manera en que la presencia de su Espíritu vendría a ser una realidad persistente y continua para sostener la existencia de fe de la nueva comunidad.

La presencia del Espíritu

El cuarto evangelio es sumamente consistente en ese sentido y las palabras del Maestro resuenan permanentemente: “…yo, por mi parte, rogaré al Padre para que les envíe otro Abogado que esté siempre con ustedes: el Espíritu de la verdad a quien los que son del mundo no pueden recibir porque no lo ven ni lo conocen; ustedes, en cambio, sí lo conocen, porque vive en ustedes y está en medio de ustedes” (Jn 14.16-17). Y también: “…el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, hará que ustedes recuerden cuanto yo les he enseñado y él se lo explicará todo” (Jn 14.26). De tal forma que el Espíritu es un capacitador interno y externo para lograr estar a la altura de las circunstancias en el testimonio, la práctica y la conciencia del seguimiento de Jesús, además de que proporciona seguridad y aliento incluso en los peores momentos.

San Pablo, en su carta a los efesios, se refiere a la vida nueva que se implanta en el mundo por el poder del Evangelio de Jesús, capaz de superar el predominio de los usos y costumbres de la ethné (los gentiles, los no judíos), de quienes no conocen la voluntad de Dios revelada en la historia y en su palabra (4.18). Exhorta a los creyentes de Éfeso a manifestar plenamente la vida nueva que es posible conocer y realizar en Cristo porque ellos/as han aprendido de él directamente (v. 20). Y agrega que el camino hacia la plenitud de esa vida en el mundo no deja de ser conflictiva por todos los factores que entran en juego: la “renovación espiritual de la mente” y el “revestimiento de la nueva creación” (vv. 23-24) son el mayor desafío para hacer presente la acción de Dios en el mundo para la salvación y la manifestación de su justicia, de la gloriosa realidad de la justificación. Se espera, entonces, que se destierre la mentira de la existencia cristiana y que la sinceridad, la verdad, el aplacamiento de la ira, la honradez y una sana expresión predominen como valores auténticos en la cotidianidad (vv. 25-29).

No entristecer al Espíritu

Luego se refiere a que las nuevas criaturas pueden entristecer o irritar (NBE) al Espíritu Santo con sus acciones y palabras (v. 30). ¿Cómo puede suceder esto si Él es soberano y poderoso? Así comenta este pasaje el experto mexicano Mariano Ávila Arteaga, siguiendo la pista del Espíritu en toda la epístola:

…el Espíritu Santo está presente y activo cotidianamente en la vida de la comunidad. Así es como debemos ver y valorar la vida de la comunidad. El Espíritu está presente y activo entre nosotros, y es afectado por nuestra conducta. Fuimos sellados por él cuando creímos en el Evangelio (1.13-14) y su presencia fiel desde entonces es garantía de nuestra redención final. Para ello, él trabaja continuamente para edificarnos y hacernos crecer (2.2). Él es el que ha creado la unidad de la iglesia (4.3) y quien trabaja dando su fruto (4.2) y dones (4.7) a los miembros del cuerpo para que lleguemos a la estatura de Jesús (4.13). Por eso sufre profundamente cuando perjudicamos con nuestros pecados a otros impidiendo así su desarrollo y crecimiento sano.

Todas las otras traducciones propuestas (afligir, ofender, herir, dañar severamente o lastimar…) apuntan hacia el hecho de que hemos de estar muy atentos a la manera en que el Espíritu nos quiere conducir y orientar para no apartarnos de sus propósitos. Uno de ellos es mantenernos constantes en la fe para manifestar la presencia de la nueva humanidad y encaminarnos permanentemente hacia la plenitud que Dios quiere establecer en nuestra vida y en el mundo. No hacerlo así es mostrar una enorme insensibilidad ante el entrañable trabajo renovador que el Espíritu quiere realizar entre nosotros.

Conclusión

La constancia o persistencia es uno de los grandes resultados de la obra del Espíritu Santo; por ello, resulta imperativo prestar atención siempre a su llamado y conducción en todo lo que pensamos y hacemos, dentro y fuera de la comunidad de fe. Él quiere mantenernos fieles y dispuestos a dar el fruto que se espera de las nuevas criaturas de Dios. Su actuación en la vida humana redimida es esencial para el mantenimiento de la fe como razón de ser del caminar de la iglesia como comunidad visible en el mundo. El Espíritu se encarga de despertar, por así decirlo, la novedad de vida producida por Jesucristo para hacerla efectiva y transformadora. Su impacto es altamente renovador y es capaz de mostrar, incluso en las peores circunstancias, la fuerza con que Dios vino al mundo a establecer su reino de justicia y paz. Dejarse guiar por él es uno de los grandes dones de fe para las personas y comunidades.

Sugerencias de lectura

  • Mariano Ávila Arteaga, Carta a los efesios. Miami, Sociedades Bíblicas Unidas, 2008.
  • Edouard Cothenet, Las cartas a los colosenses y a los efesios. Estella, Verbo Divino, (Cuadernos bíblicos, 82).
  • Heinrich Schlier, La Carta a los efesios. Salamanca, Sígueme, 1991 (Biblioteca de estudios bíblicos, 71).
  • John Stott, El mensaje de Efesios. Quito, Ediciones Certeza, 1987.